lunes, 21 de febrero de 2011

NO DISCUTAS

                    
Ni verbal ni a señas con nadie de carro a carro, y NO CAIGAS EN PROVOCACIÓN al conducir si se te atraviesan. NI SIQUIERA USES LA CORNETA....te pueden responder agresiva y groseramente y hasta AGREDIRTE.
Estamos viviendo los postreros días.
La Biblia dice:
1 También debes saber esto: que en los postreros días vendrán tiempos peligrosos.
2 Porque habrá hombres amadores de sí mismos, avaros, vanagloriosos, soberbios, blasfemos, desobedientes a los padres, ingratos, impíos,
3 sin afecto natural, implacables, calumniadores, intemperantes, crueles, aborrecedores de lo bueno, 4 traidores, impetuosos, infatuados, amadores de los deleites más que de Dios,
5 que tendrán apariencia de piedad, pero negarán la eficacia de ella; a éstos evita. 2 Timoteo 3:1-5
¡Ya lo sabes, no debes discutir con nadie!

El avisado ve el mal y se esconde; Mas los simples pasan y llevan el daño.
Proverbios 27:12

NO VAYAS A...

No vayas a donde no te han invitado.
No vayas a donde sabes que hay peligro.
No vayas a donde no te interesa.
No vayas a donde no tienes nada que ver.
No vayas a donde no crecerás espiritualmente.
No vayas a donde no te conviene.
No vayas por caminos deleitosos.
No vayas a tomar atajos en tu vida, ellos te pueden costar la vida.
No vayas a tomar lo que no te pertenece.
No vayas a golpear a nadie en tu vida.
No vayas a ofender a nadie, así te hayan ofendido.
No vayas a engañar a nadie.
No vayas a robar a nadie.

miércoles, 16 de febrero de 2011

JUSTICIA

Primeramente voy a explicar el significado de justicia.
El diccionario de la lengua española dice:
Justicia. Orden de convivencia humana que consiste en la igualdad de todos los miembros de la comunidad, tanto en la sumisión a las leyes entre ellos vigente como en el respeto de los bienes comunes. Este es el significado.

Por lo tanto es un valor el cual debe tener toda persona y en especial el órgano gubernamental.
Quien está llamado a administrar con justicia para todos los que vivimos en un país cualquiera.
El gobierno debe administrar los bienes y recursos honestamente y con control, no despilfarrando nada, porque el gobernante o administrador ha sido puesto allí para administrar bien y no para derrochar lo que no le pertenece a él solo; porque los bienes y recursos del país le pertenecen a todos sus habitantes.

En cuanto a la aplicación de la ley debe ser justo cuando se tenga que aplicarse cualquier sanción a una persona por un delito o hecho cometido.

No se debe parcializar con uno porque sea pobre o rico, negro o blanco, nacional o extranjero, creyente o incrédulo, mujer u hombre.

Esto quiere decir que la aplicación de la ley debe ser por igual y para todos.

Cuando Dios sacó al pueblo de Israel de la esclavitud de Egipto, le dicto leyes, ordenanzas y decretos para que vivieran bien.
En la Biblia y en el libro de Deuteronomio Capítulo 16 versículos 18 al 22 dice:

Jueces y oficiales pondrás en todas tus ciudades que Jehová tu Dios te dará en tus tribus, los cuales juzgarán al pueblo con justo juicio.

Hoye bien lo que dice: juzgarán al pueblo con justo juicio.
No tuerzas el derecho; no hagas acepción de personas, ni tomes soborno; porque el soborno ciega los ojos de los sabios, y pervierte las palabras de los justos,
Mira como dice Dios:
1.- No tuerzas el derecho.
2.- no hagas acepción de personas.
3.- ni tomes soborno.
Porque el soborno ciega los ojos de los sabios, y pervierte las palabras de los justos.
La justicia, la justicia seguirás, para que vivas y heredes la tierra que Jehová tu Dios te da.
Hay que ser justo, porque bien claro lo dice Dios:
- La justicia, la justicia seguirás.
No plantarás ningún árbol para Asera cerca del altar de Jehová tu Dios, que tú te habrás hecho, ni te levantarás estatua, lo cual aborrece Jehová tu Dios.
Dios en los diez mandamientos nos dice bien claro lo que no debemos hacer, veamos los diez mandamientos para que reflexionemos:
Los Diez Mandamientos
1 Y habló Dios todas estas palabras, diciendo:
2 Yo soy Jehová tu Dios, que te saqué de la tierra de Egipto, de casa de servidumbre.
1er. Mandamiento: 3 No tendrás dioses ajenos delante de mí.
2do. Mandamiento: 4 No te harás imagen, ni ninguna semejanza de lo que esté arriba en el cielo, ni abajo en la tierra, ni en las aguas debajo de la tierra.
5 No te inclinarás a ellas, ni las honrarás; porque yo soy Jehová tu Dios, fuerte, celoso, que visito la maldad de los padres sobre los hijos hasta la tercera y cuarta generación de los que me aborrecen,
6 y hago misericordia a millares, a los que me aman y guardan mis mandamientos.
3er. Mandamiento: 7 No tomarás el nombre de Jehová tu Dios en vano; porque no dará por inocente Jehová al que tomare su nombre en vano.
4to. Mandamiento: 8 Acuérdate del día de reposo para santificarlo.
9 Seis días trabajarás, y harás toda tu obra;
10 mas el séptimo día es reposo para Jehová tu Dios; no hagas en él obra alguna, tú, ni tu hijo, ni tu hija, ni tu siervo, ni tu criada, ni tu bestia, ni tu extranjero que está dentro de tus puertas.
11 Porque en seis días hizo Jehová los cielos y la tierra, el mar, y todas las cosas que en ellos hay, y reposó en el séptimo día; por tanto, Jehová bendijo el día de reposo y lo santificó.
5to. Mandamiento: 12 Honra a tu padre y a tu madre, para que tus días se alarguen en la tierra que Jehová tu Dios te da.
6to. Mandamiento: 13 No matarás.
7mo. Mandamiento: 14 No cometerás adulterio.
8vo. Mandamiento: 15 No hurtarás.
9no. Mandamiento: 16 No hablarás contra tu prójimo falso testimonio.
10mo. Mandamiento: 17 No codiciarás la casa de tu prójimo, no codiciarás la mujer de tu prójimo, ni su siervo, ni su criada, ni su buey, ni su asno, ni cosa alguna de tu prójimo.
El hombre en su gran mayoría aunque dice creer en Dios, no lo respeta ni lo adora, ni le es reverente.
Dios dice: No tendrás dioses ajenos delante de mí.
Y el hombre vive adorando a quien se le diga que es santo.
Dios dice: No te harás imagen, ni ninguna semejanza de lo que esté arriba en el cielo, ni abajo en la tierra, ni en las aguas debajo de la tierra.
Y el hombre ha venido haciendo esculturas, estatuas, e imágenes de madera, de hierro, de bronce, de plomo, de cobre y de oro y están rindiéndoles culto y adorándolos en sus casas y en templos gigantescos.
Dios dice: Acuérdate del día de reposo para santificarlo.
Y el hombre vive dedicado al trabajo y no descansa ni un día, por eso están minando sus fuerzas.
Dios dice: Honra a tu padre y a tu madre, para que tus días se alarguen en la tierra que Jehová tu Dios te da.
Y algunos viven ofendiendo, maltratando y despreciando a sus padres y algunos hijos los abandonan cuando llegan a ancianos. Por eso algunos están siendo castigados con enfermedades y muerte prematura.

Dios dice: No matarás.
Y hay personas que ofenden, secuestran, maltratan, y matan sin piedad a otros por envidia, por poder y por dinero.
Dios dice: No cometerás adulterio.
Y hay hombres y mujeres que viven adulterando, fornicando y destruyendo matrimonios y familias.
Dios dice: No hurtarás.
Pero hay personas que, hurtan, roban y engañan para apropiarse del dinero, bienes y propiedades de los que tienen algo.
Dios dice: No hablarás contra tu prójimo falso testimonio.
Pero hay personas que cuando quieren hacerle daño a alguien lo injurian, y presentan falso testimonio contra su prójimo aun siendo inocente y hasta lo hacen que lo metan preso en la cárcel.
Dios dice: No codiciarás la casa de tu prójimo, no codiciarás la mujer de tu prójimo, ni su siervo, ni su criada, ni su buey, ni su asno, ni cosa alguna de tu prójimo.
Pero hay personas que son envidiosas y cuando ven a alguien que ha sido bendecido por Dios y tienen algo, entonces comienzan a codiciarle lo que tienen y hasta se lo quitan a la fuerza.
Esta es una reflexión para todo aquel que anda por el mal camino haciendo lo que no le agrada a Dios.
Recuerda que Dios todo lo ve, todo lo sabe y en todas partes Él está presente.
Así que, apártate del mal si lo estás haciendo. Buzca la paz y siguela.
Cambia tu manera de pensar y actuar para que cambie tu manera de vivir.
Si de algo te sirvió esta reflexión, te puedes comunicar conmigo a través de mi correo electrónico Salvoporfe1953@hotmail.com

EL QUE GANA ALMAS PARA CRISTO ES SABIO

"el que gana almas es sabio". Proverbios 11:30
Uno de los gozos más grandes que podemos tener como cristianos es el de llevar a alguien a Cristo.
¡Piénsalo!
Tú y yo podemos ser los instrumentos de Dios en esta generación incrédula para la salvación de otros.
No debemos pasar por esta generación sin que muchos sean salvos.
Que la generación que viene nos recuerde no por lo no hicimos, sino que digan:
Hoy soy salvo gracias a Dios y al hermano tal o a la hermana tal que me predicó la Palabra de Dios y me presentó a Cristo como mi Único Salvador.
Y que al final de tu vida antes de dar el último respiro puedas decir, "UNO MÁS PARA CRISTO"

viernes, 11 de febrero de 2011

QUINCEAÑERA - REFLEXION

ESTE ES UN VIDEO PARA REFLEXIONAR. ES EN SERIO. EL SABIO VE EL PELIGRO Y SE ESCONDE.

lunes, 7 de febrero de 2011

REFLEXIÓN LA MESITA DE LA ABUELA

Una señora que había vivido toda la vida con su marido quedó viuda cuando estaba próxima a cumplir los ochenta años. Sus hijos, que desde hacia tiempo se habían independizado y tenían cada uno su propia familia, se reunieron para decidir qué hacer. Todos estaban de acuerdo en que no podían dejarla sola, pero ninguno quería llevarla a vivir a su casa.
La idea de llevarla a un hogar de ancianos también fue descartada, pues todos alegaron no contar con el dinero suficiente para pagar las mensualidades. Ya estaban a punto de pelearse, cuando intervino la nieta preferida de la señora, una encantadora niñita de cuatro años, hija del menor de los hijos, y dijo que ella quería que la abuelita se fuera a vivir a su casa.

Ninguno se atrevió a decir que no, pues la niña era la adoración de toda la familia y además la abuela estaba presente cuando la pequeña hizo su ofrecimiento.

De modo que los padres de la niña no tuvieron más remedio que llevarse a vivir a la abuela con ellos. Desde la muerte de su esposo el ánimo de la señora había decaído mucho y su salud había empezado a deteriorarse rápidamente. No veía ni oía bien, y las manos le temblaban continuamente. Su hijo y su nuera no le tenían la más mínima paciencia, y a todo momento la regañaban y la hacían sentir torpe e inútil. Con frecuencia le gritaban, y a veces incluso la tomaban de los hombros y la sacudían, reprochándole sus achaques.

La falta de consideración por la señora llegó a su punto máximo cuando decidieron instalarle una mesita en un rincón del comedor, para no tener que verla temblando y dejando caer gotas de sopa o granos de arroz sobre el mantel.

Un día, al llegar del trabajo, el padre encontró a su hija tratando de construir algo con sus bloques de madera de juguetes. Cuando le preguntó qué estaba haciendo, la niña le contestó inocentemente:

- Estoy construyendo una mesita para que tú y mamá coman cuando estén viejos.

Al oír a su hija hablar así, al hombre se le encogió el corazón y corrió a contarle a su esposa, con lágrimas en sus ojos, lo que la niña acababa de decir.

Desde entonces la abuela volvió a tener su lugar en la mesa, y fue tratada por su hijo y su nuera con el respeto que se merecía.           -Hermanos Grimm-

El Amor y el Respeto son dos valores que deben ser enseñados a nuestros hijos para que cuando sean grandes amen y respeten a su familia y a los demás.
Porque hoy podemos ser jovenes, pero si Dios lo permite algún día seremos viejos también, y el amor no solo es una palabra que sale de nuestra boca; se tiene que demotrar con hechos.

Recuerda que como tú trates a tu familia y a los demás, así mismo algún día te trataran.
Porque lo que siembres, eso mismo vas a cosechar y la cosecha es mayor que la siembra.

Si quieres que te amen, ama para que te amen, y si quieres que te respeten, respeta para que recibas respeto.

Respecto a esto el Señor Jesús dijo:
Así que, todas las cosas que queráis que los hombres hagan con vosotros, así también haced vosotros con ellos; porque esto es la ley y los profetas. Maateo 7:12

LA SIEMBRA Y LA COSECHA


Texto Bíblico Génesis 26:12-14
Y sembró Isaac en aquella tierra, y cosechó aquel año ciento por uno; y le bendijo Jehová.
El varón se enriqueció, y fue prosperado, y se engrandeció hasta hacerse muy poderoso.
Y tuvo hato de ovejas, y hato de vacas, y mucha labranza; y los filisteos le tuvieron envidia.

Exposición:
¿Qué es la siembra?
Es la forma natural de enterrar las semillas para que nazcan, crezcan y den fruto.
Aquí te voy a dar una de las formas para sembrar y cosechar abundantemente.

PRIMERO:
Tienes que seleccionar el terreno, limpiarlo y descontaminarlo de plagas.
SEGUNDO:
Tienes que seleccionar la buena semilla.
TERCERO:
Tienes que esperar la época correcta para la siembra.
CUARTO:
Después de haber sembrado tienes que dedicarte al cuidado y limpieza de toda maleza y plaga que quiera dañar y ahogar el sembradío, y esperar con paciencia a que comiencen a producir fruto.
QUINTO:
En la época de la cosecha debes tener el lugar y el equipo adecuado para recoger y almacenar la cosecha.
SEXTO: Mantente alerta contra cualquier ataque de plagas.
Porque hay plagas que vendrán a querer comer y dañar tus cultivos; entre ellos tendrás el exceso de lluvia o de sequía, la langosta, la oruga, el saltón, el revoltón, los pájaros e insectos.

I.- ¿QUÉ SEMILLA ESTÁ SEMBRANDO?
Bendiciones para los que están sembrando.
Dice la Biblia en Génesis 26:12-13
Y sembró Isaac en aquella tierra, y cosechó aquel año ciento por uno; y le bendijo Jehová.
El varón se enriqueció, y fue prosperado, y se engrandeció hasta hacerse muy poderoso.
Dios está deseoso de prosperar a aquella persona que es un sembrador obediente en Su reino y que lo hace con amor y no por obligación.

3 Juan 2 dice: Amado, yo deseo que tú seas prosperado en todas las cosas, y que tengas salud, así como prospera tu alma.

Quien siembre con amor será como árbol plantado junto a corrientes de guas que da su fruto en su tiempo y su hoja no cae; y todo lo que hace prosperará. Salmo 1:3

Como ya lo dije antes, tienes que seleccionar la buena semilla. Porque dependiendo de la semilla que siembres así será la cosecha.
Cuando siembre, escoge la mejor semilla y el mejor terreno, no siembre semilla mala en terreno donde no se produzca nada.

Y cuando de ofrenda y diezmo, hazlo con mucho amor, ya que es para el Señor, con gran pompa y grande regocijo. No dé limosna porque Dios no es limosnero.
Lo que ofrende debe ser lo mejor y abundante.

La Biblia dice que el hombre cosecha el resultado de sus acciones. Job 4:8
No te engañes, Dios no puede ser burlado. Todo lo que el hombre siembre eso mismo cosechará. Gálatas 7:7-8
Veamos una reflexión de un buen sembrador.

LA SEMILLA Y LA COSECHA
Un hombre tenía un sembrado de flores estupendas; cada día salían de su cultivo centenares de paquetes para venderse en la ciudad, con las flores más bellas y fragantes que nadie pudiera conocer.
Este señor año por año ganaba el premio a las flores más grandes y de mejor calidad y como era de esperarse era la admiración de todos en la región; un día se acercó un periodista de un canal de televisión a preguntarle el secreto de su éxito, a lo que el hombre le contesto:

- Mi éxito se lo debo a que de cada cultivo saco las mejores semillas y las comparto con mis vecinos, para que ellos también las siembren.
- ¿Cómo?- respondió el periodista- pero eso es una locura, ¿acaso no teme que sus vecinos se hagan famosos como usted y le quiten su importancia?

El hombre dijo: - Yo lo hago porque al tener ellos buenos sembrados el viento me va a devolver a mi cultivo buenas semillas y la cosecha va a ser mayor; si no lo hiciera así ellos sembrarían semillas de mala calidad que el viento traería a mi cultiva y cruzaría las semillas, haciendo que mis flores sean de mala calidad.
Lo mismo ocurre en nuestra vida. Quienes decidan vivir bien, deben ayudar a que los demás vivan bien, porque el valor de una vida se mide por las vidas que toca. Quienes optan por ser felices, deben ayudar a que otros encuentren la felicidad, pues el bienestar de cada uno está unido al bienestar común.

La Biblia en Gálatas 6:2 dice:
Sobrellevad los unos las cargas de los otros; y cumplid así la ley de Cristo.
Y el Señor Jesús dijo: Así que, todas las cosas que queráis que los hombres hagan con vosotros, así también haced vosotros con ellos; porque esto es la ley y los profetas. Mateo 7:12

Esto lo podemos aplicar a la vida espiritual donde el diablo con su legión de demonios querrán hacerte daño para que no crezcas y te desarrolles espiritualmente.

Para eso tienes que:
- Llevar una vida de oración.
- Tener una relación personal con Dios.
- Leer y estudiar la Biblia diariamente.
- Enseñar y predicar la palabra de Dios.
- Dar testimonio de que eres un cristiano verdadero e hijo de Dios.
- Congregarse en una Iglesia cristiana evangélica de sana doctrina, donde se crea en Dios Padre, en su Hijo Jesús y en el Espíritu Santo.
- Se debe tener una buena relación con los demás creyentes en Cristo.
- No se debe menospreciar a nadie.
- Se debe trabajar para Cristo y para obtener el sustento diario.

Recuerde que un buen labrador siembra con fe y Dios lo va a bendecir con una cosecha abundante.
Si tienes un trabajo de servicio, de ventas o de producción, hágalo con fe y saldrás grandemente bendecido.

Dice la Biblia que Dios bendice a los que trabajan honradamente. Génesis 26:12-14 dice:
Y sembró Isaac en aquella tierra, y cosechó aquel año ciento por uno; y le bendijo Jehová.
El varón se enriqueció, y fue prosperado, y se engrandeció hasta hacerse muy poderoso.
Y tuvo hato de ovejas, y hato de vacas, y mucha labranza; y los filisteos le tuvieron envidia.
A El versículo 14 termina diciendo: y los filisteos le tuvieron envidia.

Es bien conocido el refrán que dice:
El árbol que tiene fruto, palo le viven echando.
Cuídate de aquellos que quieran venir a ti para robarte los frutos, como lo son: Envidiosos, criticones, negativos, mal habladores, chismosos, engañadores y sonsacadores. De ese tipo de persona mantente muy lejos.
Judas 1:12 dice: 1:12 Estos son manchas en vuestros ágapes, que comiendo impúdicamente con vosotros se apacientan a sí mismos; nubes sin agua, llevadas de acá para allá por los vientos; árboles otoñales, sin fruto, dos veces muertos y desarraigados;…

II.- ¿DÓNDE ESTÁS SEMBRANDO?
¿En el reino de Dios o en el reino de las tinieblas?
Si estás diezmando y ofrendando, entonces estás sembrando en el reino de Dios y Dios te va a bendecir.
La Biblia dice que las ofrendas las debemos presentar es a Dios. Levítico 7:38
Si sembramos buena semilla, vamos a recoger una buena cosecha donde el fruto será bueno y abundante.
Dios promete darnos sin somos dadores alegres y de buen corazón.

Lucas 6:38 dice: dad, y se os dará; medida buena, apretada, remecida y rebosando darán en vuestro regazó.
Una ofrenda que se da a regañadientes o por buscar reconocimiento, quiero decirles que ante el Señor, pierde todo valor. Dios no la ve con agrado.

Cuando usted ofrenda, recuerde: que si lo hace de corazón Dios va a ver su ofrenda con agrado.
Así como los hijos imitan a sus padres, también nosotros debemos imitar al Señor Jesús. Su gran amor lo condujo a ofrendarse en sacrificio vivo en olor fragante a Dios, para darnos la salvación. Efesios 5:1-2
Así debe ser nuestra ofrenda, en olor fragante a Dios.

III.- ¿PARA QUÉ ESTÁS SEMBRANDO?
El agricultor siembra para cosechar buen fruto para su sustento y el de su familia.
Nosotros los cristianos cuando diezmamos y ofrendamos, lo hacemos para la expansión del reino de Dios en la tierra. Mateo 28:19-20 y 1 Timoteo 5:17-18; esto también redundará en nuestro beneficio.

Por eso pregunto. ¿Para quién estás sembrando?
¿Para la carne o para el Espíritu?
Si es para la carne, se está muy mal pero si es para el Espíritu, pues es lo correcto y entonces se está muy bien porque es el mandato de Dios.

IV.- ¿CUÁNTO ESTÁS SEMBRANDO?
La Biblia dice que debemos dar el 10% de todo lo que recibimos de la cosecha y que debemos dar las primicias.
También debemos dar las ofrendas. Repito. Ofrenda. NO LIMOSNA.
Porque nosotros los hijos de Dios no somos MENDÍGOS, ni LIMOSNEROS.
Pero esto digo: El que siembra escasamente, también segará escasamente; y el que siembra generosamente, generosamente también segará.

Cada uno dé como propuso en su corazón: no con tristeza, ni por necesidad, porque Dios ama al dador alegre. 2 Corintios 9:6-7

VEAMOS EL EJEMPLO DE CAÍN Y ABEL. Génesis 4:1-8
Conoció Adán a su mujer Eva, la cual concibió y dio a luz a Caín, y dijo: Por voluntad de Jehová he adquirido varón.

Después dio a luz a su hermano Abel. Y Abel fue pastor de ovejas, y Caín fue labrador de la tierra.
Y aconteció andando el tiempo, que Caín trajo del fruto de la tierra una ofrenda a Jehová.

Y Abel trajo también de los primogénitos de sus ovejas, de lo más gordo de ellas. Y miró Jehová con agrado a Abel y a su ofrenda;
pero no miró con agrado a Caín y a la ofrenda suya. Y se ensañó Caín en gran manera, y decayó su semblante.
Entonces Jehová dijo a Caín: ¿Por qué te has ensañado, y por qué ha decaído tu semblante?
Si bien hicieres, ¿no serás enaltecido? y si no hicieres bien, el pecado está a la puerta; con todo esto, a ti será su deseo, y tú te enseñorearás de él.
Y dijo Caín a su hermano Abel: Salgamos al campo. Y aconteció que estando ellos en el campo, Caín se levantó contra su hermano Abel, y lo mató.

Nosotros los hijos de Dios debemos dar con amor, medida buena, apretada, remecida y rebosando. Esto quiere decir que debemos dar lo mejor porque es para Dios.
Si lo hacemos así vamos a recibir una buena cosecha, porque Dios ama al dador alegre y la sementera va a aumentar. 2 Corintios 9:10

V.- ¿CÓMO Y CUANDO DEBEMOS DAR EL DIEZMO Y LA OFRENDA?
- OBEDIENTE Y VOLUNTARIAMENTE. Génesis 14:20; 28:22
- POR MANDATO DE DIOS. Levítico 27:30; 2 Crónicas 31:5; Malaquías 3:10
- DE ACUERDO A LOS INGRESOS. Deuteronomio 16:17
- SIN LUCIRSE NI VANAGLORIARSE. Mateo 6:2-3
- LIBREMENTE. 2 Corintios 9:7-8
- REGULARMENTE CADA SEMANA. 1 Corintios 16:2
- NO DE LO QUE NOS SOBRA, SINO DE LO PRIMERO Y LO MEJOR. Marcos 12:41-44
- SIN MEZQUINDAD. Proverbios 11:24
- SIN DEMORA. Éxodo 22:29

2 Corintios 9:6 Pero esto digo: El que siembra escasamente, también segará escasamente; y el que siembra generosamente, generosamente también segará.

9:7 Cada uno dé como propuso en su corazón: no con tristeza, ni por necesidad, porque Dios ama al dador alegre.

9:8 Y poderoso es Dios para hacer que abunde en vosotros toda gracia, a fin de que, teniendo siempre en todas las cosas todo lo suficiente, abundéis para toda buena obra;

Vamos que Dios ama al dador alegre y si lo hacemos así, Él va a abrir la ventana de los cielos y va a derramar bendición hasta que sobreabunde.

También Dios va a reprender al devorador para que no nos siga robando la bendición:

En trabajo, salud, dinero, bienestar y muchas cosas más.

Si damos abundantemente igual vamos a recibir:

Gozo, abundante, vida abundante, gracia abundante, provisión abundante. Salmo 36:8; Juan 10:10; 2 Corintios 9:8; Filipenses 4:19

Porque si honramos a Dios, Él nos va a bendecir, así lo dice la Biblia. Proverbios 3:9-10

Honra a Jehová con tus bienes, Y con las primicias de todos tus frutos;
Y serán llenos tus graneros con abundancia, Y tus lagares rebosarán de mosto.

Quiero terminar diciendo lo siguiente:
1.- Una familia donde nadie trabaja, va a ser una familia muy pobre.
2.- Un país donde no se produzca nada, va a ser un país pobre y en crisis.
3.- Dios no quiere ver hijos arruinados, Él nos quiere ver prosperados 3 Juan 2
Pastor. Licdo. Inginio Roa Pereira.