miércoles, 22 de diciembre de 2010

HISTORIA PARA REFLEXIONAR



Un hombre le estaba pidiendo a Dios que no lo dejara morir e irse al infierno, y Dios le dijo que lo iba a salvar.
En el lugar donde vivía ese hombre comenzó a llover y llovió tanto que la tierra se inundó por lo que mandaron a rescatar a la gente para que no se ahogara.
Estando este hombre con el agua al cuello.

Primero, le pasó un palo seco muy cerca de él  y el hombre lo empujó para que sefuera más rápido de él.

Segundo, vino un hombre en una canoa y le pidió que se subiera a la canoa y el hombre le dijo al canoero que se fuera que tenía fe que Dios lo iva a rescatar, por lo que el canoero se fue.

Tercero, tanta era la inundación que le enviaron un barco a buscarlo y lo llamaron para que se subiera porque se iba a ahogar, pero él les dijo que se fueran que no lo molestaran que Dios lo iba a salvar, y ellos se fueron.

Cuarto, por último, le enviaron a un Helicóptero y le bajaron una cesta para que se subiera a ella pero él la rechazó y les dijo que se fueran que hasta cuéndo lo molestaban, que él estaba esperando a Dios para que lo salvara; por su respuesta los rescatistas se fueron.

Siguió lloviéndo y el hombre se ahogó, y de repente su alma se vió delante de Dios, por lo que le reclamó a Dios que por qué lo había dejado morir.
Dios le contestó, qué querías que hiciera contigo, primero te envíe  un palo, segundo una canoa, tercero un barco, y por último a un heicóptero y a todos los rechazaste, creyendo que te podías salvar a tu manera.

Te pregunto, que está pasando por tu vida en este momento, ¿El palo, la canoa, el barco o estás debajo del helicóptero?
Recuerda que Dios está insistiéndo contigo para salvarte y tú, si lo has rechazado, ya no lo sigas rechazando.
La Biblia dice:
Acuérdate de tu Creador en los días de tu juventud, antes que vengan los días malos, y lleguen los años de los cuales digas: No tengo en ellos contentamiento; antes que se oscurezca el sol, y la luz, y la luna y las estrellas, y vuelvan las nubes tras la lluvia;... Eclesiastés 12:1-2




viernes, 10 de diciembre de 2010

¿PARA QUÉ ESTUDIAR PROVERBIOS?


Los Proverbios nos enseñan a vivir una vida ejemplar; por eso  te motivo a estudiar todos los días un capítulo de Proverbios.
Por ejemplo Proverbios 1:2-4 nos dice para qué son los Proverbios.

-         Para entender sabiduría y doctrina, Para conocer razones prudentes,
-         Para recibir el consejo de prudencia, Justicia, juicio y equidad;
-         Para dar sagacidad a los simples, Y a los jóvenes inteligencia y cordura.

Si usted lee y estudia todos los días un proverbio; en poco tiempo serás una persona sabia, lo que te ayudará a:
·        Pensar correctamente.
·        Controlar tu boca para no hablar lo que no debes hablar.
·        Administrar tus finanzas (el dinero que entra y el que sale).
·        Planear tu futuro (espiritual, personal, familiar, y económico).
·        Tratar como es debido a los demás.
·        Saber que hacer cuando te ofendan.
·        Recibir enseñanza y corrección.
·        Cuidarse de aquellos que te quieran engañar para hacerte daño.
·        Ser un buen ciudadano y por ende un buen amigo.
·        Comportarse bien con tu esposa o esposo.
·        Saberse relacionar con los padres, los hijos y familia en general.
·        Aceptar la corrección de tu padre y la enseñanza de tu madre.
·        No andar con los vagabundos.
·        Apartarse del mal.
·        Ser una persona íntegra.
·        No maldecir sino a bendecir, ya en nuestra lengua está la vida o la muerte.

Si tú obedeces lo que dice la palabra de Dios; serás una persona equilibrada y te conducirás sabia y correctmente, porque sabrás manejar muy bien todo lo que vayas a hacer. Toma este consejo y te aseguró que no te arrepentirás

sábado, 4 de diciembre de 2010

SIEMBRA UN ÁRBOL PARA QUE VENEZUELA SEA MÁS BELLA

Propongo respetuosamente al Presidente Hugo Chávez Frías, que a través del Ministerio del Poder Popular para el Ambiente, se elabore un decreto donde se le ordene "A TODOS" los dueños de finca a sembrar árboles alrededor de las mismas y a los que tienen finca cerca de los ríos, quebradas o caños que, a una distancia de 100 metros, lindero con un cause de agua, le siembren árboles; estos pueden ser maderables, ornmentales o frutales. Así mismo en los poblados se deben sembrar árboles como un pulmón vegetal y cortina rompe viento para la ciudad. Si esto se lleva a cabo estoy muy seguro que dentro de un corto tiempo veremos a nuestro país mejor y el clima cambiará y será más agradable.
No olvidemos que en la unión está la fuerza, deshunidos no lograremos nada. Se que ama a Venezuela y ama a su familia.
Hágalo con fe, jamás dude y no desista y verá que "SI SE PUEDE".
Que no lo recuerden por lo que fue sino por lo que hizo en bienestar de la humanidad.
Pastor Licdo. Inginio Roa