miércoles, 8 de junio de 2016

Los ladrones no heredarán el reino de Dios, arrepiéntanse de su pecado, confiésenselo a Dios y reciban a Cristo como su Salvador.