domingo, 26 de agosto de 2012

¡LO QUE AQUÍ SE DICE, AQUÍ SE QUEDA!

                                ¡LO QUE AQUÍ SE DICE, AQUÍ SE QUEDA!
Cuando yo era niño aprendí que no debemos decir todo lo que sabemos. Que lo que en casa se dice, en casa se queda.
En la Biblia hay el caso del rey Ezequías, que les mostró a soldados de Babilonia todo    
el oro y riquezas que tenía y años después cuando Nabucodonosor era rey de Babilonia, vinieron y saquearon lo que el rey Ezequías rey de Judá, les había mostrado.

Pido a los gobernantes de mi país con todo el respeto que se merecen, que moderen el lenguaje, que no se jacten de lo que tenemos aquí. Lo que en este país tenemos es de todos nosotros y no de los que administran y tienen que tener prudencia al hablar en nombre de todos nosotros. 

Veamos lo que dice la Biblia al respecto. Isaías 39:1-8
En aquel tiempo Merodac Baladán, hijo de Baladán, rey de Babilonia, envió cartas y un regalo a Ezequías porque oyó que había estado enfermo y se había recuperado. 
Se alegró por ello Ezequías y les mostró la casa de su tesoro: la plata y el oro, las especias y el aceite precioso, todo su arsenal y todo lo que se hallaba en sus tesoros. No hubo nada en su casa ni en todo su dominio que Ezequías no les mostrara.
Entonces el profeta Isaías vino al rey Ezequías, y le preguntó: “¿Qué han dicho esos hombres y de dónde han venido a ti?” Y Ezequías respondió: “Han venido a mí de un país lejano, de Babilonia.” 
“¿Qué han visto en tu casa?” preguntó el profeta. “Han visto todo lo que hay en mi casa,” respondió Ezequías; “no hay nada entre mis tesoros que yo no les haya mostrado.”
Entonces Isaías dijo a Ezequías: “Oye la palabra del Señor de los ejércitos:
Ciertamente vienen días cuando todo lo que hay en tu casa y todo lo que tus padres han atesorado hasta el día de hoy, será llevado a Babilonia; nada quedará, dice el Señor. 
Y algunos de tus hijos que saldrán de ti, los que engendrarás, serán llevados y serán oficiales para servir en el palacio del rey de Babilonia. 
Entonces Ezequías dijo a Isaías: “La palabra del Señor que has hablado es buena.” Pues pensaba: “Habrá paz y seguridad en mis días.”

VEAMOS CÓMO AÑOS DESPUÉS SE CUMPLIÓ LA PROFESÍA DADA POR DIOS AL PROFETA ISAÍAS, PARA EZEQUIAS. 

En 2do. Reyes 24:8-16 Reina-Valera 1960 (RVR 1960) dice:
En el reinado de Joaquín, él y sus nobles son llevados cautivos a Babilonia.

De dieciocho años era Joaquín cuando comenzó a reinar, y reinó en Jerusalén tres meses. El nombre de su madre fue Nehusta hija de Elnatán, de Jerusalén.
E hizo lo malo ante los ojos de Jehová, conforme a todas las cosas que había hecho su padre.
En aquel tiempo subieron contra Jerusalén los siervos de Nabucodonosor rey de Babilonia, y la ciudad fue sitiada.
Vino también Nabucodonosor rey de Babilonia contra la ciudad, cuando sus siervos la tenían sitiada.
Entonces salió Joaquín rey de Judá al rey de Babilonia, él y su madre, sus siervos, sus príncipes y sus oficiales; y lo prendió el rey de Babilonia en el octavo año de su reinado.
Y sacó de allí todos los tesoros de la casa de Jehová, y los tesoros de la casa real, y rompió en pedazos todos los utensilios de oro que había hecho Salomón rey de Israel en la casa de Jehová, como Jehová había dicho.
Y llevó en cautiverio a toda Jerusalén, a todos los príncipes, y a todos los hombres valientes, hasta diez mil cautivos, y a todos los artesanos y herreros; no quedó nadie, excepto los pobres del pueblo de la tierra.
Asimismo llevó cautivos a Babilonia a Joaquín, a la madre del rey, a las mujeres del rey, a sus oficiales y a los poderosos de la tierra; cautivos los llevó de Jerusalén a Babilonia.
A todos los hombres de guerra, que fueron siete mil, y a los artesanos y herreros, que fueron mil, y a todos los valientes para hacer la guerra, llevó cautivos el rey de Babilonia.

99 años y medio pasaron para que se cumpliese la profecía de Dios dada al profeta Isaías para Ezequías.
Después de Ezequías reinaron:
Manasés reinó 55 años. 2 Reyes 21:1
Amón reinó 2 años. 2 Reyes 21:19
Josías reinó 31 años. 2 Reyes 22:1
Joacaz reinó 3 meses. 2 Reyes 23:31
Joacim reinó 11 años. 2 Reyes 23:36
Joaquim reinó ___ 3 meses. 2 Reyes 24:8 
Pasaron 99 años y 6 meses, pero la palabra se cumplió. 

La guerra de Troya la perdieron los troyanos porque por curiosidad y estupidez, introdujeron dentro de la ciudad a un caballo de madera construido por los Griegos, lo que les costó la vida a los troyanos.

Según la leyenda, tras un asedio infructuoso de diez años para dominar Troya, Odiseo ideó la construcción de un enorme caballo de madera en cuyo interior pudiera esconderse un gran número de soldados armados.

El caballo fue introducido en la ciudad amurallada de Troya, en calidad de obsequio, y Sinón, cómplice de la decisiva estratagema, hizo salir por la noche a los soldados para que abrieran seguidamente las puertas de la ciudad al ejército griego, destruyendo por completo la ciudad, asesinando a la mayoría de los troyanos y poniendo punto final a La Guerra de Troya. 

Según la versión poética de Homero (quien vivió antes del 700 a.C. y escribió los poemas épicos La Ilíada y La Odisea), La Guerra de Troya estalló cuando el príncipe troyano Paris se llevó a la ciudad amurallada de Troya a Helena, quien era la esposa del rey (de Esparta) Menelao, hermano del rey (de Micenas, Grecia) Agamenón.

Troya dominaba el estrecho de los Dardanelos, que comunica el Mar Mediterráneo con el Mar Negro, y además las costas del Asia Menor, lo que la hacía gozar de un monopolio comercial. Cada vez más, el mundo micénico se abría al comercio, por lo que Troya era un obstáculo para los micénicos que, ante tan poderosos argumentos comerciales, se unieron bajo el mando de Agamenón para destruir Troya. Pero al margen de esto, Menelao, para vengarse de Paris y recuperar a su mujer, formó un poderoso ejército al mando de su hermano, que terminó por dejar solo ruinas de esta antigua ciudad.

Según la mitología, los griegos vencieron en La Guerra de Troya gracias a un ingenioso truco ideado por Odiseo: construyeron un gran caballo de madera y lo dejaron en las afueras de la ciudad. La curiosidad de los troyanos hizo que el caballo fuera arrastrado al interior de Troya, pensando que el ejército griego se había retirado. Pero lo que no sabían era que dentro del caballo estaban escondidos los soldados griegos, quienes saltaron desde el interior atacando a todos los troyanos y destruyendo totalmente la ciudad de Troya. 

El caballo fue introducido en la ciudad amurallada de Troya, en calidad de obsequio, y Sinón, cómplice de la decisiva estratagema, hizo salir por la noche a los soldados para que abrieran seguidamente las puertas de la ciudad al ejército griego, destruyendo por completo la ciudad, asesinando a la mayoría de los troyanos y poniendo punto final a La Guerra de Troya. 

Por eso les digo, no digan todo lo que saben, y lo que aquí se dice, aquí se queda.
Termino con lo que dice:
Proverbios 27:17 24 dice:
No te jactes del día de mañana; Porque no sabes qué dará de sí el día.
Porque las riquezas no duran para siempre;..