lunes, 9 de julio de 2012

¿QUÉ HACER EN MEDIO DE LA TORMENTA?

Humillarse delante de Dios, alabarle y bendecirle. 
Job 1:20-22 y 42:10-17
El relato Bíblico señala, que a pesar de que Job era un hombre rico hacendado, cuando se vio envuelto en medio de la tormenta, rasgó su manto, rasuró su cabeza y se postró y adoró a Dios. 

Entre las tantas bendiciones de las que gozaba Job, se dice que contaba con una linda familia. Tenía diez hijos de entre ellos (siete varones y tres mujeres). Eran una familia tan unida, que los hijos estaban acostumbrados a tener un banquete, cada uno en “su día”, (suponemos que tal vez se referían al día de su cumpleaños). 
E invitaban a sus tres hermanas para que estuviesen unidos todos en sus celebraciones.

Ellos disfrutaban de reuniones familiares. Y sabemos que no hay bendición más grande para un padre, que la de tener el amor y la intimidad de su familia.

Job también era dueño de una gran riqueza material, y aquí cabe mencionar que en aquellos tiempos un hombre rico no era aquel que tenía tantos carros y tantas casas y tanto dinero guardado, sino que las riquezas en ese entonces se medían por manadas y rebaños.

Job tenía siete mil ovejas, tres mil camellos, quinientas yuntas de bueyes, quinientas asnas y muchísimos criados. Era el hombre más rico de aquella parte del país y de la tierra llamada Uz.

Dice la palabra de Dios, que en el momento de la muerte de Jesús en la cruz del calvario, dando una gran voz, expiró. Entonces el velo del templo se rasgó en dos, de arriba abajo. Marcos 15:37-38
Mostrando el Dolor Divino, por la muerte del Unigénito. Job reconoció ese sacrificio, haciendo lo mismo, sin importar su condición de hombre rico y poderoso, esto lo condujo, inmediatamente, a reconocer la grandeza de Dios, adorándolo y bendiciéndolo. 
Y quitó Jehová la aflicción de Job, cuando él hubo orado por sus amigos; y aumentó al doble todas las cosas que habían sido de Job. 
Y vinieron a él todos sus hermanos y todas sus hermanas, y todos los que antes le habían conocido, y comieron con él pan en su casa, y se condolieron de él, y le consolaron de todo aquel mal que Jehová había traído sobre él; y cada uno de ellos le dio una pieza de dinero y un anillo de oro. 
Y bendijo Jehová el postrer estado de Job más que el primero; porque tuvo catorce mil ovejas, seis mil camellos, mil yuntas de bueyes y mil asnas, y tuvo siete hijos y tres hijas. 
Llamó el nombre de la primera, Jemima, el de la segunda, Cesia, y el de la tercera, Keren-hapuc. 
Y no había mujeres tan hermosas como las hijas de Job en toda la tierra; y les dio su padre herencia entre sus hermanos. 
Después de esto vivió Job ciento cuarenta años, y vio a sus hijos, y a los hijos de sus hijos, hasta la cuarta generación.  Y murió Job viejo y lleno de días. Job 42:10-17

Confía en el Señor, a través de Jesucristo, el sacrificio de expiación, y encontrarás paz en Él. Pídale con humilde sumisión que quite el pecado que te ha hecho apartar de Dios y sufrir, y que por poco te cuesta perder el alma.

Pídele que te escudriñe y perdone tu pecado. Arrepiéntete y cree en el Evangelio. Abandona el mal y aférrate al Salvador, el grandioso Médico que cura la enfermedad del pecado, y vivirás. 

Acuérdate de tu Creador en los días de tu juventud, antes que vengan los días malos, y lleguen los años de los cuales digas: No tengo en ellos contentamiento;... Eclesiastés 12:1.
Pídale perdón, abra la puerta de tu corazón e invita a Jesús a entrar en tu corazón, busca una Iglesia cristiana evangélica y congrégate allí. Si no sabe cómo hacerlo, escríbame a: pastor.inginio@gmail.com 
Ven ahora a la casa de tu Padre.