viernes, 29 de abril de 2011

BOSQUEJO BÍBLICO: LOS OBSTÁCULOS


Gálatas 5:7-8
7 Vosotros corríais bien; ¿quién os estorbó para no obedecer a la verdad?
8 Esta persuasión no procede de aquel que os llama.

EXPOSICIÓN:
El significado de obstáculo, según el diccionario de la lengua española es: Cosa que impide pasar o avanzar.

Leí una vez que “cada obstáculo presenta una oportunidad para mejorar la condición de uno”.

Partiendo de esta aseveración, pensé en los atletas. Dependiendo de cuál sea la disciplina para la que estén entrenando tienen que enfrentarse a un sinnúmero de obstáculos. Podemos definir la palabra obstáculo como algún impedimento, dificultad, estorbo, freno o limitación.

Creo que muchos de los atletas tienen que enfrentar grandes dolores de calambres producidos por las largas horas de entrenamiento que desempeñan.

Les cuento que yo fui uno de esos que cuando era joven fui ciclista y enfrenté esos calambres. Pero a pesar de ese dolor que experimenté, no dejé de entrenar porque sabía que las horas que dedicara a entrenarme podía marcar la diferencia entre ser un ganador o un perdedor. Y recuerdo que en una vuelta subiendo para Mérida me atacó un calambre en la pierna izquierda, el cual me hizo perder la etapa, la cual iba muy seguro que ganaría porque físicamente me sentía fuerte, e iba escapado y llevaba de ventaja 30 minutos de diferencia entre el grupo que me seguía. Pero ese obstáculo mi hizo perder, pero no me rendí porque llegué a la menta aunque con mucho dolor en mi pierna.

A Adán se le presentó el tentador para interponerse entre el propósito de Dios y él mismo, el cual salió derrotado.

La vida es un camino duro de recorrer, en el cual sufrimos, y tenemos muchos obstáculos en los que influyen los siguientes factores: el engaño, la traición, y la derrota.

1- El Engaño: Es como si te mataran en vida lo único que te toma mucho tiempo superar.
2- La Traición: Es algo que te hiere en el alma, pero no es para siempre ya que nos hace más fuertes para  seguir adelante.
3.- La derrota: Realmente es el sinónimo de conocer todo el potencial que se tiene. La derrota significa el encuentro de una vía diferente.

La caída no es derrota, derrota es quedarse caído.

Las cosas buenas no siempre son fáciles. La vida nos depara momentos impredecibles arrojándonos en situaciones para las cuales casi siempre no estamos preparados, exigiéndonos más de lo que podemos dar, empujándonos hasta más allá de nuestro límite.

Las adversidades pueden ser sobrecogedoras, dejándonos con frecuencia en un estado de confusión y desengaño.

Pero son precisamente esos desafíos, esas pruebas de fortaleza, las que nos impulsan a seguir adelante, porque es grande la recompensa si nos negamos a darnos por vencidos.

Al no dejarnos vencer, descubrimos nuestra fortaleza interior, realizamos nuestra autoestima y nos conectamos con nuestro yo espiritual.

Descubrimos que nuestro temple es más resistente de lo que pensábamos y que en medio de las complejidades de la vida aun somos capaces de luchar por mejorarnos y ganar, porque con Cristo somos más que vencedores.

I.- DEBEMOS PERMANECER FIRMES.
1 Corintios 16:13 dice:
Velad, estad firmes en la fe; portaos varonilmente, y esforzaos.

1 Corintios 15:58 dice:
Así que, hermanos míos amados, estad firmes y constantes, creciendo en la obra del Señor siempre, sabiendo que vuestro trabajo en el Señor no es en vano.
Cuando Josué se puso las sandalias de Moisés, enfrentó el mayor reto de su vida: Llevar a los israelitas a la tierra prometida.

La responsabilidad era enorme, y por la orden reiterada del Señor de " Mira que te mando que te esfuerces y seas valiente; no temas ni desmayes, porque Jehová tu Dios estará contigo en dondequiera que vayas."

Puedo decir que Josué probablemente no se sentía a la altura para cumplir con la responsabilidad que Dios le estaba dando.

La Biblia dice: Pero los hijos de Israel cometieron una prevaricación en cuanto al anatema; porque Acán hijo de Carmi, hijo de Zabdi, hijo de Zera, de la tribu de Judá, tomó del anatema; y la ira de Jehová se encendió contra los hijos de Israel. Josué 7:1

Y los de Hai mataron de ellos a unos treinta y seis hombres, y los siguieron desde la puerta hasta Sebarim, y los derrotaron en la bajada; por lo cual el corazón del pueblo desfalleció y vino a ser como agua.

Entonces Josué rompió sus vestidos, y se postró en tierra sobre su rostro delante del arca de Jehová hasta caer la tarde, él y los ancianos de Israel; y echaron polvo sobre sus cabezas. Josué 7:6-7

Y Jehová dijo a Josué: Levántate; ¿por qué te postras así sobre tu rostro?

Israel ha pecado, y aun han quebrantado mi pacto que yo les mandé; y también han tomado del anatema, y hasta han hurtado, han mentido, y aun lo han guardado entre sus enseres. Josué7:10-11

También Josué se dejó engañar de los Gabaonitas, esto lo podemos ver en Josué 9:1-27
Pero encontramos que Josué le fue fiel a Dios y al final dijo:

Y si mal os parece servir a Jehová, escogeos hoy a quién sirváis; si a los dioses a quienes sirvieron vuestros padres, cuando estuvieron al otro lado del río, o a los dioses de los amorreos en cuya tierra habitáis; pero yo y mi casa serviremos a Jehová. Josué 24:15

En un momento u otro, todos enfrentaremos (obstáculos) que parecerán insuperables. La pregunta es: ¿cómo responderemos? algunas personas tratan de abrirse paso a empujones o manipulando las circunstancias, mientras que otras se confunden, se desesperan y se dan por vencidas. Pero el Señor quiere que confiemos en Él para superar cualquier impedimento

Cada obstáculo que se interpone entre nosotros y el propósito de Dios está sujeto a su poder sobrenatural. La mayoría de nosotros estaríamos dispuestos a reconocer que nada es demasiado difícil para el Señor, pero el temor y la preocupación delatan nuestras dudas. Al concentrarnos en el problema, dejamos que crezca y bloquee nuestra visión del Dios Todopoderoso.

Consciente de la dificultad de la tarea de Josué, el señor le aseguró que tendría éxito en su misión. La responsabilidad de Dios era eliminar cualquier obstáculo que se interpusiera entre los israelitas y la tierra que había prometido darles. La tarea de Josué era creerle al Señor y obedecer escrupulosamente todos sus mandamientos.
Los obstáculos son una manera que tiene Dios de fortalecer nuestra fe. Cuando usted esté desorientado y no sepa cómo resolver su situación, no se aleje derrotado perdiendo así su bendición. Él quiere enseñarle obediencia, confianza y valentía. Créale al Señor; Él siempre cumple sus promesas.

Cuando no sepas que hacer, recurre a la Palabra de Dios que dice: Salmo 34:4-10
Busqué a Jehová, y él me oyó, Y me libró de todos mis temores.
Los que miraron a él fueron alumbrados, Y sus rostros no fueron avergonzados.
Este pobre clamó, y le oyó Jehová, Y lo libró de todas sus angustias.
El ángel de Jehová acampa alrededor de los que le temen, Y los defiende.
Gustad, y ved que es bueno Jehová; Dichoso el hombre que confía en él.
Temed a Jehová, vosotros sus santos, Pues nada falta a los que le temen.
Los leoncillos necesitan, y tienen hambre; Pero los que buscan a Jehová no tendrán falta de ningún bien.

II.- LA OBRA DEL DIABLO ES:
1.- Calumniar. Job 1.9-11
2.- Causar enfermedades. Job 2:7 y Lucas 8:22-39
3.- Causar oposición. Zacarías 3:1
4.- Sembrar la Cizaña. Mateo 13:38-39
5.- Arruinar el alma y el cuerpo. Lucas 9:42
6.- Mentir. Juan 8:44
7.- Incitar al pecado. Juan 3:2
8.- Hurtar, matar y destruir. Juan 10:10a

La Biblia dice: Someteos, pues, a Dios; resistid al diablo, y huirá de vosotros. Santiago 4:7

Hace mucho tiempo, un rey sabio quiso conocer la forma en que su pueblo pensaba y actuaba Así que, ordenó colocar una gran roca en medio de un camino.

Luego se escondió y observó para ver que pasaba.

Quería saber qué hacían o cómo reaccionaban sus súbditos frente a grandes obstáculos.
Por el camino pasaron muchos cortesanos y varios comerciantes, algunos de ellos de los más adinerados del reino.

Las reacciones fueron diferentes. Algunos sin decir nada y con cara de resignación, simplemente rodearon y pasaron al lado de la roca. Muchos otros daban la vuelta mientras refunfuñaban y culpaban al rey ruidosamente de no mantener los caminos despejados. Pero ninguno de ellos hizo algo para sacarla del camino.
Al poco rato, pasó un campesino con una gran carga de verduras.

Al aproximarse a la roca, el campesino sin pronunciar palabra, puso su carga en el suelo y trató de mover la roca hacia un lado del camino.

Empujó y empujó, hasta que finalmente logró su objetivo ¡movió la roca!...por lo cual quedó bastante fatigado pero qué importaba si había logrado lo que se había propuesto.

Mientras recogía su carga de vegetales, vio una bolsa de cuero tirada en el suelo, justo donde había estado la roca.
Abrió la bolsa y, dentro de ella, encontró una gran cantidad de monedas de oro y una nota del rey indicando que el oro era la recompensa para la persona que removiera la piedra del camino.

El campesino aprendió lo que los otros nunca entendieron.

Cada obstáculo presenta una oportunidad para mejorar, si se actúa en vez de quejarse.

Recordemos lo que nos dice Jeremías 2:11

Mas Jehová está conmigo como poderoso gigante; por tanto, los que me persiguen tropezarán, y no prevalecerán; serán avergonzados en gran manera, porque no prosperarán; tendrán perpetua confusión que jamás será olvidada.
No permitas que los obstáculos que se te presenten el día de hoy se salgan con la suya, al contrario mira más allá y sácales provecho.

No hay comentarios: