lunes, 28 de marzo de 2011

NO TE RINDAS

Yo aconsejo que cambies el fracaso por el éxito, que digas:

- Soy un vencedor, todo lo puedo en Cristo que me fortalece. Fil.4:13
- Soy importante para Dios, porque Cristo pagó un precio por mí. 1 Corintios 6:20
- Dios me acepta tal como soy, solo tengo que arrepentirme y recibir a Cristo como mi Salvador. Juan 1:11-12
- Soy rico, ya que: El Espíritu mismo le asegura a nuestro espíritu que somos hijos de Dios. Y si somos hijos, somos herederos; herederos de Dios y coherederos con Cristo, pues si ahora sufrimos con él, también tendremos parte con él en su gloria. Romanos 8:16-17 y Jesús se hizo pobre para que fuéramos ricos. 2 Corintios 8:9. Además el Señor nos dice: Amado yo deseo que tú seas prosperado en todas las cosas, y que tengas salud, así como prospera tu alma. 3 Juan 2.

- Tengo trabajo en la mies de Dios. Jesús. Entonces dijo a sus discípulos: A la verdad la mies es mucha, mas los obreros pocos. Rogad, pues, al Señor de la mies, que envíe obreros a su mies. Mateo 9:37-38

La Biblia enseña: “Ahora, pues, permanecen estas tres virtudes: la fe, la esperanza y el amor. Pero la más excelente de ellas es el amor.” 1 Corintios 13:13 (NVI)

Las dos primeras virtudes son esenciales para poder alcanzar los sueños. La fe te habla del presente y más que eso la fe te anima a poner tu confianza en Dios, necesitas confiar en Dios para todas las cosas, Él te diseñó, Él te formó y Él te conoce, recuerda que sin fe es imposible agradar a Dios.

La esperanza te invita a soñar, tiene que ver con el futuro, Dios es el dador de sueños, Él los deposita en nuestro corazón y colocó talentos en nosotros para que alcancemos nuestros sueños.

“Si, se puede”. Son tres palabras que demuestran pasión, entrega y compromiso. Son tres palabras que cada persona necesita para salir de la adversidad, de las malas rachas, para vencer cualquier circunstancia que se le presente.

Para conducir un negocio, organización, una comunidad y hasta una nación. Para salvar una relación matrimonial, una familia o una empresa. “Si, se puede” es una palabra poderosa que cambia vidas.

“Si, se puede” tiene que ver con la fe, la esperanza y el amor.

“Sí” significa optimismo, la esperanza y la posibilidad. El optimismo te va a permitir vencer la adversidad, la reacción negativa y desafíos.

“Se puede” es lo que hace la diferencia en nuestras vidas. Se puede significa poder, fuerza.
  Khalil Gibran. Dijo:
“Por muy larga que sea la tormenta, el sol siempre vuelve a brillar entre las nubes”.

“Si Se puede” es el combustible que te lleva a que tus sueños sean posibles, te lleva a salirte de la resignación o conformismo, te lleva a un compromiso de crear con tus palabras resultados extraordinarios.

“Si sigues diciendo que no se puede, vas a obtener siempre el mismo resultado”. Derrota, pobreza y problemas.

Tu puedes cambiar tu vocabulario y proclamar: Si se puede porque: “Todo lo puedo en Cristo que me fortalece”. Filipenses 4:13. Dígalo.

¿Sabías que Dios no nos creó para que fuésemos fracasados, derrotados y dominados por nadie?

Él nos creo para que señoreásemos en los peces del mar, en las aves de los cielos, y en toda bestia que se mueve sobre la tierra. (Génesis 1:28)

Esto lo que debemos tener bien claro.

Usted fue creado por Dios para señorear, para gobernar y no para ser gobernado y fracasado.

En Génesis 1:26-28 nos dice:
“Entonces dijo Dios: Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza; y señoree en los peces del mar, en las aves de los cielos, en las bestias, en toda la tierra, y en todo animal que se arrastra sobre la tierra. Y creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó. Y los bendijo Dios, y les dijo: Fructificad y multiplicaos; llenad la tierra, y sojuzgadla, y señoread en los peces del mar, en las aves de los cielos, y en todas las bestias que se mueven sobre la tierra.”

Es importante saber que Dios le dijo al hombre que diera fruto y que llenara la tierra, al hacerlo también le ordenó que tomara posesión de ella para gobernarla.

Desde hoy te aconsejo que pises el freno y vuelvas a tomar el control:

Fructificad y multiplicaos; llenad la tierra, y sojuzgadla, y señoread.

Dios ha de cumplir lo que te prometió pues el no es hombre para que mienta ni hijo de hombre para que se arrepienta, no permitas que el desanimo afecte tu vida espiritual. Créale a Dios y sigue confiando en sus promesas. Isaías 40:28-31; 41:10 y 43:1-2


Dios te tiene preparado algo muy grande y maravilloso para ti, Él tiene un final feliz para tu vida, lo único que tienes que hacer es seguir esperando y confiando en Dios.

¡¡¡NO TE RINDAS!!!