lunes, 7 de febrero de 2011

REFLEXIÓN LA MESITA DE LA ABUELA

Una señora que había vivido toda la vida con su marido quedó viuda cuando estaba próxima a cumplir los ochenta años. Sus hijos, que desde hacia tiempo se habían independizado y tenían cada uno su propia familia, se reunieron para decidir qué hacer. Todos estaban de acuerdo en que no podían dejarla sola, pero ninguno quería llevarla a vivir a su casa.
La idea de llevarla a un hogar de ancianos también fue descartada, pues todos alegaron no contar con el dinero suficiente para pagar las mensualidades. Ya estaban a punto de pelearse, cuando intervino la nieta preferida de la señora, una encantadora niñita de cuatro años, hija del menor de los hijos, y dijo que ella quería que la abuelita se fuera a vivir a su casa.

Ninguno se atrevió a decir que no, pues la niña era la adoración de toda la familia y además la abuela estaba presente cuando la pequeña hizo su ofrecimiento.

De modo que los padres de la niña no tuvieron más remedio que llevarse a vivir a la abuela con ellos. Desde la muerte de su esposo el ánimo de la señora había decaído mucho y su salud había empezado a deteriorarse rápidamente. No veía ni oía bien, y las manos le temblaban continuamente. Su hijo y su nuera no le tenían la más mínima paciencia, y a todo momento la regañaban y la hacían sentir torpe e inútil. Con frecuencia le gritaban, y a veces incluso la tomaban de los hombros y la sacudían, reprochándole sus achaques.

La falta de consideración por la señora llegó a su punto máximo cuando decidieron instalarle una mesita en un rincón del comedor, para no tener que verla temblando y dejando caer gotas de sopa o granos de arroz sobre el mantel.

Un día, al llegar del trabajo, el padre encontró a su hija tratando de construir algo con sus bloques de madera de juguetes. Cuando le preguntó qué estaba haciendo, la niña le contestó inocentemente:

- Estoy construyendo una mesita para que tú y mamá coman cuando estén viejos.

Al oír a su hija hablar así, al hombre se le encogió el corazón y corrió a contarle a su esposa, con lágrimas en sus ojos, lo que la niña acababa de decir.

Desde entonces la abuela volvió a tener su lugar en la mesa, y fue tratada por su hijo y su nuera con el respeto que se merecía.           -Hermanos Grimm-

El Amor y el Respeto son dos valores que deben ser enseñados a nuestros hijos para que cuando sean grandes amen y respeten a su familia y a los demás.
Porque hoy podemos ser jovenes, pero si Dios lo permite algún día seremos viejos también, y el amor no solo es una palabra que sale de nuestra boca; se tiene que demotrar con hechos.

Recuerda que como tú trates a tu familia y a los demás, así mismo algún día te trataran.
Porque lo que siembres, eso mismo vas a cosechar y la cosecha es mayor que la siembra.

Si quieres que te amen, ama para que te amen, y si quieres que te respeten, respeta para que recibas respeto.

Respecto a esto el Señor Jesús dijo:
Así que, todas las cosas que queráis que los hombres hagan con vosotros, así también haced vosotros con ellos; porque esto es la ley y los profetas. Maateo 7:12