martes, 31 de agosto de 2010

Alabado sea el Señor Dios Todopoderoso, ¡Cuan Grande es Él!