jueves, 18 de marzo de 2010

EL AMOR AL HERMANO



El amor entre hermanos es un amor especial, ya que viene de parte de Dios y se experimenta desde el nacimiento, “Espiritual”………..es solo cuestión de saber comprender que todo lo que se siente es sin deseo al beneficio propio, y creo que ese amor debe llegar a una madurez muy alta donde las cosas ya se ven claras. ES MI HERMANO, Y NO HAY MAS NADA DE QUE HABLAR. Lo amo a pesar de las diferencias y aunque me moleste o no lo vea con buenos ojos. Es mi hermano y lo amo, si en verdad Cristo está en mi corazón como mi único y verdadero Salvador.
En esto consiste el amor: no en que nosotros hayamos amado a Dios, sino en que El nos amó a nosotros y envió a su Hijo como propiciación por nuestros pecados. 1 Juan 4:10
Y. Si alguno dice: Yo amo a Dios, y aborrece a su hermano, es un mentiroso; porque el que no ama a su hermano, a quien ha visto, no puede amar a Dios a quien no ha visto.
Y nosotros tenemos este mandamiento de él: El que ama a Dios, ame también a su hermano. 1 Juan 4:20-21
Y nosotros hemos llegado a conocer y hemos creído el amor que Dios tiene para nosotros. Dios es amor, y el que permanece en amor permanece en Dios y Dios permanece en él. 1 Juan 4:16
Amados, si Dios así nos amó, también nosotros debemos amarnos unos a otros. 1 Juan 4:11
Amados, amémonos unos a otros, porque el amor es de Dios, y todo el que ama es nacido de Dios y conoce a Dios. 1 Juan 4:7
El que no ama no conoce a Dios, porque Dios es amor. 1 Juan 4:8
Nadie ha visto jamás a Dios. Si nos amamos unos a otros, Dios permanece en nosotros, y su amor se ha perfeccionado en nosotros. 1 Juan 4:12
CUANDO EL HERMANO PECA CONTRA UNO
Dijo Jesús a sus discípulos:
Mirad por vosotros mismos. Si tu hermano pecare contra ti, repréndele; y si se arrepintiere, perdónale.
Y si siete veces al día pecare contra ti, y siete veces al día volviere a ti, diciendo: Me arrepiento; perdónale. Lucas 17:3-4
En Mateo 18:20-21 dice:
Entonces se le acercó Pedro y le dijo: Señor, ¿cuántas veces perdonaré a mi hermano que peque contra mí? ¿Hasta siete?
Jesús le dijo: No te digo hasta siete, sino aun hasta setenta veces siete.
Si aplicamos la fórmula matemática hallaremos el resultado, el cual es 70 a la 7=
70x70x70x70x70x70x70=  8.235.430.000.000,00
Veo que no hay forma para no perdonar y amar al hermano.
El Señor Jesús dijo:
Y cuando estéis orando, perdonad, si tenéis algo contra alguno, para que también vuestro Padre que está en los cielos os perdone a vosotros vuestras ofensas.
Porque si vosotros no perdonáis, tampoco vuestro Padre que está en los cielos os perdonará vuestras ofensas. Marcos 11:25-26
SI CRITICAMOS AL HERMANO, ESTAMOS EN PECADO
QUIZAS MUCHOS DE LOS QUE CRITICAMOS NO LE HABLAMOS NI A NUESTROS VECINOS. Y EL QUE CRITICA NO TIENE “AMOR” Y SI NO TIENE AMOR, NO TIENE TAMPOCO A DIOS.
El que murmura está en pecado y está en peligro.
Hermanos, no murmuréis los unos de los otros. El que murmura del hermano y juzga a su hermano, murmura de la ley y juzga a la ley; pero si tú juzgas a la ley, no eres hacedor de la ley, sino juez.
Uno solo es el dador de la ley, que puede salvar y perder; pero tú, ¿quién eres para que juzgues a otro? Santiago 4:11-12
El Apóstol Pablo le dijo a los corintios así:
Ni murmuréis, como algunos de ellos murmuraron, y perecieron por el destructor.
Y estas cosas les acontecieron como ejemplo, y están escritas para amonestarnos a nosotros, a quienes han alcanzado los fines de los siglos. 1 Corintios 10:10-11

Así que hermano vamos a mantenernos en el amor fraternal, sin criticar y amándonos los unos a los otros, ya que la palabra de Dios dice:
Mas vosotros sois linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo adquirido por Dios, para que anunciéis las virtudes de aquel que os llamó de las tinieblas a su luz admirable;  vosotros que en otro tiempo no erais pueblo, pero que ahora sois pueblo de Dios; que en otro tiempo no habíais alcanzado misericordia, pero ahora habéis alcanzado misericordia. 1 Pedro 2:9-1035 En esto conocerán todos que sois mis discípulos, si tuviereis amor los unos con los otros.

Además y para terminar este estudio, el Señor Jesús Dijo:
Un mandamiento nuevo os doy: Que os améis unos a otros; como yo os he amado, que también os améis unos a otros.