lunes, 25 de enero de 2010

GUERRAS


EL ODIO, LOS PLEITOS Y LAS GUERRAS


¿DE DÓNDE VIENEN LA GUERRAS Y LOS PLEITOS?
Si quieres saber por qué el mundo está en conflicto, aquí tienes la respuesta.
La Biblia da la respuesta y dice:

¿De dónde vienen las guerras y los pleitos entre vosotros? ¿No es de vuestras pasiones, las cuales combaten en vuestros miembros?
2 Codiciáis, y no tenéis; matáis y ardéis de envidia, y no podéis alcanzar; combatís y lucháis, pero no tenéis lo que deseáis, porque no pedís.
3 Pedís, y no recibís, porque pedís mal, para gastar en vuestros deleites.
4 ¡Oh almas adúlteras! ¿No sabéis que la amistad del mundo es enemistad contra Dios? Cualquiera, pues, que quiera ser amigo del mundo, se constituye enemigo de Dios.
5 ¿O pensáis que la Escritura dice en vano: El Espíritu que él ha hecho morar en nosotros nos anhela celosamente?
6 Pero él da mayor gracia. Por esto dice: Dios resiste a los soberbios, y da gracia a los humildes.
7 Someteos, pues, a Dios; resistid al diablo, y huirá de vosotros.
8 Acercaos a Dios, y él se acercará a vosotros. Pecadores, limpiad las manos; y vosotros los de doble ánimo, purificad vuestros corazones.
9 Afligíos, y lamentad, y llorad. Vuestra risa se convierta en lloro, y vuestro gozo en tristeza.
10 Humillaos delante del Señor, y él os exaltará.
11 Hermanos, no murmuréis los unos de los otros. El que murmura del hermano y juzga a su hermano, murmura de la ley y juzga a la ley; pero si tú juzgas a la ley, no eres hacedor de la ley, sino juez.
12 Uno solo es el dador de la ley, que puede salvar y perder; pero tú, ¿quién eres para que juzgues a otro? Santiago 4:1.12
El ser humano tiene dos naturalezas, una es la naturaleza carnal y la otra la naturaleza espiritual.
1.- La naturaleza carnal es la que hace actuar al hombre o a la mujer a vivir desordenadamente haciendo lo malo, (odiando, guerreando y matando).
2.- En cambio la naturaleza espiritual es cuando el hombre o mujer han recibido a Cristo como su Señor y Salvador personal, pasando a vivir haciendo lo bueno (amando, pacificando, y vivificando).
Dios en su palabra nos dice el motivo por el cual el mundo está en un constante conflicto y cada día se agudiza más; pero también nos da la solución al problema.
Lo que pasa es que el hombre se ha apartado de Dios y no acepta ni obedece lo que Él dice en su palabra.
Siempre el hombre se aferra al poder y a querer tener más para su bienestar propio, sin detenerse a pensar en los demás.
Si el hombre aceptara el consejo de Dios, su mundo sería mejor.
Aunque la mente es muy difícil de controlar. La mente humana es un desorden. La carne siempre está en lucha contra el espíritu.
Todo aquel que no tiene a Cristo como su Señor y Salvador vive mal. Vive en un desorden con: odio, egoísmo, deseos canales, hipocresías, mentiras y engaños que provocan una lucha espiritual.
Romanos 7:18-25, describe lo que es una mente desordenada: El apóstol Pablo dijo:
¨Y yo sé que en mí, esto es, en mi carne, no mora el bien; porque el querer el bien está en mí, pero no el hacerlo. Porque no hago el bien que quiero, sino el mal que no quiero, eso hago. Y si hago lo que no quiero, ya no lo hago yo, sino el pecado que mora en mí. Así que, queriendo yo hacer el bien, hallo esta ley: que el mal está en mí. Porque según el hombre interior, me deleito en la ley de Dios; pero veo otra ley en mis miembros, que se rebela contra la ley de mi mente, y que me lleva cautivo a la ley del pecado que está en mis miembros. ¡Miserable de mí! ¿Quién me librará de este cuerpo de muerte? Gracias doy a Dios, por Jesucristo Señor nuestro. Así que, yo mismo con la mente sirvo a la ley de Dios, mas con la carne a la ley del pecado.¨
Cuando se tiene la mente de Cristo, aunque se lucha con la carne, hay libertad. En Cristo se vive en paz, libre del dominio del pecado: ¨Porque el ocuparse de la carne es muerte pero el ocuparse del Espíritu es vida y paz.¨ Romanos 8:6.
Cuando se tiene a Cristo como el Señor y Salvador, entonces ya no actuamos en los deseos de la carne, sino que quien actúa en nosotros es Cristo. La Biblia dice:
Con Cristo estoy juntamente crucificado, y ya no vivo yo, mas vive Cristo en mí; y lo que ahora vivo en la carne, lo vivo en la fe del Hijo de Dios, el cual me amó y se entregó a sí mismo por mí. Gálatas 2:20

El Apóstol Pablo le dijo a su discípulo Timoteo lo siguiente:
Por eso te aconsejo que avives el fuego del don de Dios que está en ti por la imposición de mis manos, porque no nos ha dado Dios espíritu de cobardía, sino de poder, de amor y de dominio propio. 2 Timoteo 1:6-7
Mi consejo es de acuerdo a lo que dice la Biblia:
No vivan ya según los criterios del tiempo presente; al contrario, cambien su manera de pensar para que así cambie su manera de vivir y lleguen a conocer la voluntad de Dios; es decir, lo que es bueno, lo que le es grato, lo que es perfecto (Romanos 12:2 BDHH)
Oirá el sabio y aumentará el saber, y el entendido adquirirá consejo. (Proverbios 1:15)
No reprendas al escarnecedor, para que no te aborrezca; Corrige al sabio, y te amará. (Proverbios 9:8)
Da al sabio, y será más sabio; Enseña al justo, y aumentará su saber. (Proverbios 9:9)
Aún el necio, cuando calla, es contado por sabio; El que cierra sus labios es entendido. (Proverbios 17:28)
Si eres sabio, entonces vas a recibir estos consejos que son para tu propio bien.
Si quieres orar, haz la siguiente oración:
Oro a ti Señor, y te pido que pongas en mí el deseo de una vida de oración y devoción a ti, ayúdame a tener dominio propio sobre todas las cosas. Líbrame del pecado. En el nombre del Señor Jesucristo. Amén.