martes, 27 de octubre de 2009

¿SABÍAS QUE TÚ TIENES PODER?

Jesús antes de ascender al cielo, le dijo a sus discípulos: pero recibiréis poder, cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo, y me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria, y hasta lo último de la tierra. Hechos 1:8
El día que tú recibiste al Señor Jesús como tu Señor y Salvador, ese día el Espíritu Santo vino a ti y por lo tanto recibiste poder.
Tú eliges hasta donde quieres llegar y hasta donde quieres extenderte.
Desde hoy No te pongas límites. No te quedes parado (a), empieza a caminar hacia adelante, nunca vuelvas la mirada hacia atrás. No hagas como la mujer de Lot, que miró hacia atrás y quedó convertida en estatua de sal. La Biblia dice que Jesús dijo: Ninguno que poniendo su mano en el arado mira hacia atrás, es apto para el reino de Dios, (Lucas 9:62) 
Haz como el león que va tras la presa y no se detiene hasta que la atrapa.
Persevera hasta que logres lo que tanto deseas. Invierte tu tiempo y los recursos que Dios te ha dado en tu visión. No te distraigas en cosas que no te traen ningún beneficio.
Tú puedes con la ayuda del Señor,  hacer todo lo bueno que quieras hacer.


Pero para lograrlo vas a tener que hacer cambios radicales para no seguir viviendo una vida de rutina y de derrota. Lo tienes que hacer si quieres lograr cosas grandes y extraordinarias.
Sigue caminando hacia arriba, hacia la cúspide, sigue subiendo escalones, aunque sean cientos; hasta que  derribes esos muros que te están obstaculizando llegar a la CIMA para agarrar tu premio y saborear el triunfo.


Desde hoy tú no eres un don nadie. Porque desde hoy tú eres una persona diferente, porque ya cambiaste la manera de pensar y desde hoy te está cambiando la manera de vivir.
Desde hoy vas a comenzar a ayudar a miles de personas que necesitan la ayuda de una persona agradable y amorosa como tú.
Adelante que tú  puedes, este es el tiempo, no olvides que el tiempo avanza y no se detiene. Esta es tu oportunidad  para  florecer  y para recuperar el tiempo perdido, este es el momento para ser feliz y hacer feliz a los demás.
Este es el momento para hacer realidad tus sueños. Olvida el pasado, porque el pasado es pasado y ya no podrás hacer nada con lo que quedó atrás. Proyéctate  y piensa en grande


Desde hoy comienza a impactar a esta generación, que ellos te recuerden no por lo que fuiste, sino por lo que hiciste a favor de ellos; al haberlos impactado con la Palabra de Dios, lo que hizo que ellos cambiaran la manera de pensar y por ende su manera vivir.


Te deseo una vida llena de amor, de gozo, de paz, de paciencia, de benignidad, de bondad, de fe, de mansedumbre y de dominio propio. Llena de salud, de abundancia, y de prosperidad.


Si tú en el camino hacia la meta de la victoria te encuentras con gigantes que te vienen a hacer la guerra, no temas ni desmayes, dile a ese o a esos gigantes como le dijo David al gigante Goliat:
Tú vienes a mí con espada y lanza y jabalina; mas yo vengo a ti en el nombre de Jehová de los ejércitos, el Dios de los escuadrones de Israel, a quien tú has provocado.
Jehová te entregará hoy en mi mano, y yo te venceré, y te cortaré la cabeza, y daré hoy los cuerpos de los filisteos a las aves del cielo y a las bestias de la tierra; y toda la tierra sabrá que hay Dios en Israel. 1 Samuel 17: 45-46.
Si Satanás te ataca, dile: tú estás vencido.
Tú vienes contra mí por un camino, pero por siete caminos huirás delante de mí, ya que cometiste un grave error al meterse conmigo; porque yo soy hijo (a) de Dios y Dios tiene cuidado de sus hijos.
Vete de mi Satanás, porque escrito: Al Señor tu Dios adorarás, y a él solo servirás. Mateo 4:9-10
Si son muros gigantes que te están estorbando el paso para llegar a la meta, no los evada ni te regreses; enfréntalos en el nombre del Señor, y verás que muy pronto con el poder de Dios se derrumbarán convertidos en un montón de polvo, y tú caminarás hacia delante, para tomar por fe lo que te pertenece.
Si es una enfermedad, declárese sano (a) y dígale a esa enfermedad: En el nombre de Jesús te ordeno que salgas ahora mismo y te vayas de mí.
Porque: Ciertamente llevó él (Jesús) nuestras enfermedades, y sufrió nuestros dolores; y nosotros le tuvimos por azotado, por herido de Dios y abatido.
Mas él herido fue por nuestras rebeliones, molido por nuestros pecados; el castigo de nuestra paz fue sobre él, y por su llaga fuimos nosotros curados. Isaías 53:4-5



Así que yo estoy sano (a) en el nombre de Jesús. Gloria a Dios. Al Señor, sea la alabanza, la honra, la gloria y el poder, por los siglos de los siglos. Amén.


Dios le dijo al pueblo de Israel así: y dijo: Si oyeres atentamente la voz de Jehová tu Dios, e hicieres lo recto delante de sus ojos, y dieres oído a sus mandamientos, y guardares todos sus estatutos, ninguna enfermedad de las que envié a los egipcios te enviaré a ti; porque yo soy Jehová tu sanador. Éxodo 15:26
¡Aplícalo!
Dios siempre llega cuando se te acaban las provisiones, cuando se te acaba el agua de tu odre para darte los recursos de Él.
Y te dice: Bástate mi gracia; porque mi poder se perfecciona en la debilidad. 2 Corintios 12:9
Sepa y entienda que los vencedores hacen lo que los derrotados no se atrevieron hacer.


Siempre diga:
En el lugar donde otros se rinden y fracasan, yo veré la gloria de Dios.


Si estás débil y estás siendo atacado por algo o alguien y no sabes que hacer, pues comienza a adorar y descansa en Dios.


Porque con el poder de Dios, puedes llegar a apagar fuegos impetuosos, a evitar filo de espada, a sacar fuerzas de debilidad, a hacerte fuerte en las batallas y a poner en fuga a todos aquellos ejércitos que te están atacando. Nunca olvide que la guerra no es tuya; porque la guerra es de Dios.


Hoy te digo como le  dijo Moisés al pueblo de Israel.
No temáis; estad firmes, y ved la salvación que Jehová hará hoy con vosotros; porque los egipcios que hoy habéis visto, nunca más para siempre los veréis.
Jehová peleará por vosotros, y vosotros estaréis tranquilos. Éxodo 14:13-14

Jehová es mi fortaleza y mi cántico, Y ha sido mi salvación. Este es mi Dios, y lo alabaré; Dios de mi padre, y lo enalteceré. Éxodo 15:2


Dios tiene muchas bendiciones y nuevas oportunidades guardadas para ti. Para recibirlas lo que tienes es que ir dando pasos de fe. Porque sin es imposible agradar a Dios. Eso no lo dude jamás.


La Biblia dice: Pero sin fe es imposible agradar a Dios; porque es necesario que el que se acerca a Dios crea que le hay, y que es galardonador de los que le buscan. Hebreos 11:6


Espero verte en La CIMA con el premio de la victoria y con mucha felicidad disfrutándolo.
Porque Dios está contigo.
Tú eres  bendecido (a) por el Señor. Gloria a Dios por tu vida. Y porque desde hoy  ya no eres el (la)   mismo (a). Tu vida cambió radicalmente  y para siempre.
El Señor te dice:
Por cuanto en mí ha puesto su amor, yo también lo libraré; Le pondré en alto, por cuanto ha conocido mi nombre.
Me invocará, y yo le responderé; Con él (contigo)  estaré yo en la angustia;
Lo libraré y le glorificaré.  Lo saciaré de larga vida, Y le mostraré mi salvación.  (Salmo 91:14-16)
¡Qué bendición! Lo que tienes que hacer es creer. ¡Adelante que tú puedes!                                         


                                                 Pastor Licdo.   Inginio Roa