miércoles, 26 de agosto de 2009

EL DÍA DEL SEÑOR VENDRÁ

Así dice la Biblia.
Pero el día del Señor vendrá como ladrón en la noche; en el cual los cielos pasarán con grande estruendo, y los elementos ardiendo serán deshechos, y la tierra y las obras que en ella hay serán quemadas. 2 Pedro 3:10

Prepárese Venezuela y piensen bien lo que están y van a hacer porque, el Señor Dios Todopoderoso tiene su mano extendida para hacer juicio.
Es hora de que se arrepientan y se conviertan volviéndose a Dios, y de que le abran la puerta de su corazón al Señor Jesucristo y lo reciban como su Señor y Salvador.
En el pasado Dios le dijo al pueblo de Israel el castigo que les venía por su desobediencia.
Hoy vivimos bajo la gracia, misericordia y el amor de Dios; pero la gente se ha olvidado de Él y están haciendo cosas horribles sin pensar que Dios todavía hace juicio contra las naciones que se pervierten tras el pecado.
Isaías: 9:12d y 21d dice:
A pesar de todo esto, la ira de Dios no se ha aplacado; ¡su mano aún sigue extendida!
En Isaías 2:6-12 nos dice:
Has abandonado a tu pueblo, a los descendientes de Jacob,
porque están llenos de astrólogos de Oriente, de adivinos como entre los filisteos,
y hacen tratos con extranjeros.
Su tierra está llena de oro y plata, y sus tesoros son incalculables.
En su tierra abundan los caballos, y sus carros de guerra son incontables.
Su país está lleno de ídolos; el pueblo adora la obra de sus manos,
lo que han hecho con sus propios dedos.
Al *hombre se le humilla, a la humanidad se le degrada.

¡Imposible que los perdones!
¡Métete en la roca, y escóndete en el polvo
ante el terror del SEÑOR y el esplendor de su majestad!
Los ojos del altivo serán humillados y la arrogancia humana será doblegada.
¡En aquel día sólo el SEÑOR será exaltado!
Un día vendrá el SEÑOR *Todopoderoso contra todos los orgullosos y arrogantes,
contra todos los altaneros, para humillarlos;…

Y en Jeremías 17:5-8 dice:
Así ha dicho Jehová:
Maldito el varón que confía en el hombre, y pone carne por su brazo, y su corazón se aparta de Jehová.
Será como la retama en el desierto, y no verá cuando viene el bien, sino que morará en los sequedales en el desierto, en tierra despoblada y deshabitada.

Bendito el varón que confía en Jehová, y cuya confianza es Jehová.
Porque será como el árbol plantado junto a las aguas, que junto a la corriente echará sus raíces, y no verá cuando viene el calor, sino que su hoja estará verde; y en el año de sequía no se fatigará, ni dejará de dar fruto.
Pregunto. ¿A que se te parece lo que nos dice lo que acabas de leer de la palabra de Dios?
La respuesta la dejo para que la respondas para sí mismo.