miércoles, 12 de agosto de 2009

¿DE QUÉ ESTÁS LLENANDO TU MENTE?










                 ¿DEL MUNDO O DE LA PALABRA DE DIOS?
El mundo te ofrece deleites y placeres, los cuales son efímeros y de paso pueden hacerte mucho daño.
Como las bebidas alcohólicas, drogas, baile, sexo fuera del matrimonio y desenfrenado, pornografía, malas palabras, odio, murmuraciones, robos,  peleas, asesinatos, engaños, estafas, secuestros; programas de televisión donde sus programas de novelas y películas  muestran peleas, divorcios, y familias desordenadas y sin valores;  y muchas cosas más. El mundo te conduce a la muerte y muerte eterna, separado de Dios.
Dios te ofrece ayuda para resolver  tus problemas, te conduce a vivir una vida mejor, de bienestar y paz y te conduce por fe a vivir eternamente con Cristo, quien te ofrece vida después de la muerte.
Medios que te ayudaran a fortalecer tu voluntad:
1.   La oración personal
2.   El estudio y  la meditación bíblica; y
3.   El congregarse.
Te anticipo que si no haces uso intensivo de estos medios, te quedarás deseando hacer las cosas, pero no harás nada y solo quedarás lamentándote por no haberlo hecho. Tus impulsos naturales, la influencia del mundo y los ataques satánicos, son demasiado fuertes como para poder enfrentarlos usted solo (a).
No vas a poder, por muchas intenciones buenas que tu tengas. Si no te fortaleces con la oración y con la palabra de Dios, fácilmente podrás caer en la duda, en el temor, en la murmuración y en la queja de tu condición, y comenzarás a  decaer y a retroceder. Necesitas fortalecerte con mayor intensidad desde este momento, pues los vientos contrarios se tornaran muy fuertes y la barca comenzará a hundirse. En ningún momento has de perder la noción de tu IDENTIDAD CELESTIAL, de la MISIÓN ESPECIFICA que Dios te ha encomendado hacer en la tierra y de tu DESTINO ETERNO. No puedes desvincular esa triple noción con los propósitos que te has forjado para este año, caso contrario, estarás rivalizando con el propósito eterno que Dios tiene para ti.
La palabra de Dios te va a nutrir y a fortalecer, para eso te doy algunos versículos, los que te ayudarán en la nutrición.
Deuteronomio 11:18-21 dice:
Por tanto, pondréis estas mis palabras en vuestro corazón y en vuestra alma, y las ataréis como señal en vuestra mano, y serán por frontales entre vuestros ojos.
Y las enseñaréis a vuestros hijos, hablando de ellas cuando te sientes en tu casa, cuando andes por el camino, cuando te acuestes, y cuando te levantes,
y las escribirás en los postes de tu casa, y en tus puertas;
para que sean vuestros días, y los días de vuestros hijos, tan numerosos sobre la tierra que Jehová juró a vuestros padres que les había de dar, como los días de los cielos sobre la tierra.
1 Juan 2:5 dice: pero el que guarda su palabra, en éste verdaderamente el amor de Dios se ha perfeccionado; por esto sabemos que estamos en él.
Santiago 1:22-25 dice:
Pero se hacedores de la palabra, y no tan solamente oidores, engañándoos a vosotros mismos.
Porque si alguno es oidor de la palabra pero no hacedor de ella, éste es semejante al hombre que considera en un espejo su rostro natural.
Porque él se considera a sí mismo, y se va, y luego olvida cómo era.
Mas el que mira atentamente en la perfecta ley, la de la libertad, y persevera en ella, no siendo oidor olvidadizo, sino hacedor de la obra, éste será bienaventurado en lo que hace.
Colosenses 3:1-4 dice:
Si, pues, habéis resucitado con Cristo, buscad las cosas de arriba, donde está Cristo sentado a la diestra de Dios.
Poned la mira en las cosas de arriba, no en las de la tierra.
Porque habéis muerto, y vuestra vida está escondida con Cristo en Dios.
Cuando Cristo, vuestra vida, se manifieste, entonces vosotros también seréis manifestados con él en gloria.
Juan 10:27 dice: Mis ovejas oyen mi voz, y yo las conozco, y me siguen,…
2 Timoteo 2:15 dice: Procura con diligencia presentarte a Dios aprobado, como obrero que no tiene de qué avergonzarse, que usa bien la palabra de verdad.
Procurar significa: Esforzarse en tratar de conseguir algo.
Diligencia significa: Cuidado, prontitud, agilidad y eficiencia con que se lleva a cabo una gestión.
Diríamos de la siguiente manera:
Esfuérzate con prontitud y eficacia en presentarte a Dios, aprobado, como obrero que no tiene de qué avergonzarse, que usa bien la palabra de verdad.
Quiero decirte que desde hoy comienza a llenar tu cerebro de la Palabra de Dios.
Comienza a aprender cada día uno o más versículos de la Biblia y verás que en muy poco tiempo llegarás a ser sabio.
La Biblia dice:
Da al sabio, y será más sabio; enseña al justo, y aumentará  su saber. Proverbios 9:9
Y que:
El sabio de corazón recibirá los mandamientos; mas el necio de labios caerá.
Así que desde hoy mismo hecha de ti toda la basura que el mundo te está echando y no lleves para mañana la basura del día de hoy. Para eso límpiate con la oración, con la sangre de Cristo, con la palabra de Dios y no dejes de congregarse.
Porque  si dejas de hacer todas estas cosas comenzarás a enfriarte  y al final te apartarás de la Iglesia y de Cristo.
Oro para que Dios cambie tu manera de pensar para que cambie tu manera de vivir.
En el amor de Dios y de Cristo, tu amigo, Pastor Licdo. Inginio Roa