jueves, 23 de abril de 2009

NO LE DES EL PEZ. ¡ENSÉÑALO A PESCAR!



Esta frase indica que en lugar de darle las cosas de manera fácil se le debe enseñar a obtenerlas con su propio esfuerzo, ya que aprendiendo siempre sabrán hacerlo.
Explicado de otra manera esto quiere decir: “si le das un pez, comerá un día, si le enseñas a pescar, comerá toda la vida".

La Biblia en Génesis 3:19 dice: Con el sudor de tu rostro comerás el pan hasta que vuelvas a la tierra, porque de ella fuiste tomado; pues polvo eres, y al polvo volverás.
Proverbios 9:9 dice: Da al sabio, y será más sabio; Enseña al justo, y aumentará su saber.
Salmo 25:8-9 dice: Bueno y recto es Jehová; Por tanto, él enseñará a los pecadores el camino.

Encaminará a los humildes por el juicio, Y enseñará a los mansos su carrera.
Deuteronomio 11:18-19 dice: Por tanto, pondréis estas mis palabras en vuestro corazón y en vuestra alma, y las ataréis como señal en vuestra mano, y serán por frontales entre vuestros ojos.
Y las enseñaréis a vuestros hijos, hablando de ellas cuando te sientes en tu casa, cuando andes por el camino, cuando te acuestes, y cuando te levantes,...
2 Corintios 9:10-12 dice: Porque también cuando estábamos con vosotros, os ordenábamos esto: Si alguno no quiere trabajar, tampoco coma.
Porque oímos que algunos de entre vosotros andan desordenadamente, no trabajando en nada, sino entremetiéndose en lo ajeno.
A los tales mandamos y exhortamos por nuestro Señor Jesucristo, que trabajando sosegadamente, coman su propio pan.
La Biblia dice:
Proverbios 6:6 Ve a la hormiga, oh perezoso, Mira sus caminos, y sé sabio;

Proverbios 6:9 Perezoso, ¿hasta cuándo has de dormir? ¿Cuándo te levantarás de tu sueño?
Proverbios 13:4 El alma del perezoso desea, y nada alcanza; Mas el alma de los diligentes será prosperada.
Si tú eres uno de esos que no quieren trabajar y vivir a la expensa de los demás, pues te aconsejo que reflexiones y comienza a hacer algo.

El que no trabaja no siembra, y el que no siembra no tiene nada que cosechar, y el que no tiene nada que cosechar no tiene nada que dar, y el que no tiene nada que dar, lo que dá es lastima.

Porque para Dios el que no sirve, no le sirve para nada.

El águila es un ave que enseña a sus polluelos a volar y los enseña a cazar, para luego enviarlos a sus expensas; pero antes nos los envía sin que los haya preparadado.

Nosotros debemos preparar a nuestros hijos para que se desenvuelvan en este mundo y para que dependan de ellos mismos y no de los padres ni de ninguna otra persona. Trabajando para no ser dependientes de otros, sino independientes en este mundo. Y que del único que dependamos sea de Dios, nuestro Padre.

No hay comentarios: